Yo, soy el cantante.

Una oda a la agonía que disfrazada de sonrisa, acecha a los artistas.