Thriller nos convirtió en zombies

Terror coreográfico y una melodía infecciosa fueron la receta para crear un clásico de Halloween.